Aout us Information about China

Your best travel guide in China

La Gran Muralla

En los siglos VII y IV a.n.e., o sea, en los períodos de Primavera y Otoño y de los Reinos Combatientes, los principados feudales construyeron murallas defensivas en sus respectivas fronteras con el fin de protegerse de los ataques de los hunos, una de las tribus nómadas del norte de China, así como de los principados feudales vecinos. Después de la unificación de toda China, en el siglo III a.n.e., Qin Shi Huang, primer emperador de la dinastía Qin, unió las murallas aisladas exitentes en el norte, convirtiéndolas así en la Gran Muralla de Diez Mil Li. Posteriormente, la muralla fue reparada y reconstruida por numerosas dinastías. Badaling, un sector de la muralla, que actualmente frecuentan muchos turistas, fue reconstruido durante ladinastía Ming basándose en la obra original.

La Gran Muralla, que tiene una extensión total de más de 6.700 kilómetros, va desde Shanhaiguan en el este hasta Jiayuguan en el oeste. Atraviesa seis provincias y regiones autónomas y un municipio del Norte de China: Hebei, Beijing, Shanxi, Mongolia Interior, Ningxia, Shaanxi y Gansu. Si se levantara una muralla de un metro de grueso y cinco metros de alto con los ladrillos, piedras y tierra de la Gran Muralla, esa muralla daría más de una vuelta al mundo.

La Gran Muralla está compuesta de muros, pasos, atalayas y torres. En los pasos, levantados generalmente en los caminos importantes y protegidos por varios muros,  se acantonaba el ejército imperial. El paso Juyongguan, una posición estratégica del sector de Badaling, es un punto importante de la muralla. Esta obra tiene 7 a 8 metros de altura y una base de 5 a 6 metros de ancho. Las almenas del muro tienen casi dos metros de alto, y también hay troneras para el disparo de flechas y otros proyectiles. En las cimas cercanas se levantan atalayas y torres de señales, que forman una red de comunicación militar. El sector Badaling es hoy en día un centro de atracción turística importante por su belleza. También hay otros sectores interesantes en Jinshanling, Mutianyu, Simatai y Gubeikou. Otros sitios conocidos y populares son el Paso Huangya en Tianjin, el Paso Shanhaiguan en la provincia de Hebei y el Paso Jiayuguan es la provincia de Gansu.

Después de la Liberación, el gobierno popular ha reparado y restaurado varios sectores de la Gran Muralla a fin de que se mantenga su primigenio aspecto de imponencia y grandiosidad. La Gran Muralla es hoy un puente que enlaza pueblo chino con los de otros países y regiones del mundo.

 (Incluida en los Patrimonios Mundiales en 1987)  

Palacio Imperial

La Ciudad Prohibida, donde ahora está el Museo del Palacio Imperial, presenta la majestuosidad de la capital imperial, de unos 800 años de antigüedad, con un encanto irresistible. Encierra, al mismo tiempo, la flor y nata de la civilización china, de unos 5.000 años de historia. No sólo es un prodigio mundial y un tesoro nacional, sino también el alma inmortal de esta ciudad perenne.

 El Palacio Imperial, con una superficie total de 720.000 metros cuadrados, posee más de 9.000 salones, salas y habitaciones. Está dividido en dos partes principales , y su distribución es simétrica, con un eje central en sentido Norte-Sur. En la "Corte Exterior" de la Ciudad Prohibida, los emperadores expedían edictos y decretos y concedían audiencia a los ministros, además de celebrarse ceremonias y grandes fiestas. La "Corte Interior" era la residencia del emperador, con su esposa y concubinas.

   En la "Corte Exterior", las principales construcciones son tres pabellones: Taihe (Armonía Suprema), Zhonghe (Armonía Central) y Baohe (Armonía Preservada). El pabellón Taihe, de 60 metros de ancho, 33 metros de largo, y 35 metros de alto, es la construcción más alta en este complejo arquitectónico, y fue el lugar donde se celebraba la entronización del emperador, y los monarcas daban audiencias a los ministros y presidían las ceremonias importantes.

   El Palacio Imperial está incluido en la lista del Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO.

Residencia Imperial de Verano y los Ocho Templos Exteriores de Chengde
       La Residencia Imperial de Verano de Chengde está situada en la ciudad de Chengde, provincia de Hebei. Es la villa imperial más grande y mejor conservada de China, y ocupa casi la mitad de la superficie de la ciudad -5.640.000 metros cuadrados, equivalente al doble del Palacio de Verano de Beijing- con una muralla de 10 kilómetros de largo. El motivo fundamental de la construcción fue expandir la influencia imperial para fortalecer la unidad del país multiétnico y rechazar la expansión de la Rusia Zarista. Este fue uno de los importantes palacios temporales de los emperadores de la Dinastía Qing en su viaje de inspección anual por el norte de China.  Los Ocho Templos Exteriores están situados en las colinas norteñas de la Residencia. Actualmente quedan en realidad sólo siete de los templos.

  En 1994 la Residencia Imperial de Veraneo y los Ocho Templos Exteriores de Chengde fueron registrados en la Lista del Patrimonio Mundial del UNESCO.

Templo del Cielo
        El Templo del Cielo se construyó desde el año dieciocho del emperador Yongle, de la dinastía Ming. Está situado en la zona sur de la ciudad, cerca de la Puerta Qianmen. Era un lugar de oración para que los emperadores de las dinastías Ming(1368-1644) y Qing(1644-1911) hicieran rogativas al cielo por buenas cosechas y por las lluvias en Solsticio del Verano, y honrar al cielo en el Solsticio del Invierno.

   El Templo del Cielo tiene una superficie de 270 hectáreas y es el mayor de los templos de China. Su plano es redondo al norte y cuadrado al sur, lo que simboliza el cielo redondo y la tierra cuadrada. Las principales construcciones son el Altar para Rogar por las Buenas Cosechas, el Templo de la Bóveda Imperial del Cielo y el Altar de la Terraza Circular. En el centro del Altar para Rogar por las Buenas Cosechas hay un palacio coronado por un tejado triple que es azul en el piso superior en representación del emperador, y verde en el inferior en representación de los sébditos. Los pilares en el palacio fueron construidos en representación de los fenómenos astronómicos. El Altar de la Terraza Circular sirve para ofrecer sacrificios al cielo.

 Las construcciones en el Templo del Cielo tienen un estilo peculiar. Ingeniosamente utilizaron los principios científicos de la mecánica, la acéstica y la geometría. Por eso ocupan una posición importante en la historia de la arquitectura antigua. Este fue registrado en la Lista del Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO.

Palacio de Verano

El Palacio de Verano era un lago natural nutrido por las corrientes de los suburbios del noroeste de Beijing. Había arrozales en sus cercanías. El paisaje resultaba muy parecido a las pintorescas zonas al sur del Río Yangtsé. El emperador Wanyanliang instaló su residencia temporal en este lugar. En la época del emperador Qian Long, de la dinastía Qing (1644-1911), el lago fue ampliado y en la orilla se edificó un mercado callejero, llamado la Calle Suzhou, que da al lago, con sabor del sur de China. Después de tal ensanchamiento, la Colina de la Longevidad y el lago componen un gran jardín especial, con pintorescos paisajes. En aquel tiempo se llamaba el Parque del Agua Rizada y Límpida.

  El Parque del Agua Rizada y Límpida fue destruido cuando un ejército anglo-francés incendió el Parque Yuanmingyuan. La reconstrucción se comenzó en 1888 por orden de la emperatriz Ci Xi, quien malversó los fondos destinados a las fuerzas navales, y cambió de nombre al Palacio de Verano. La reconstrucción necesitó diez años. El palacio ocupa una superficie de 290 hectáreas. Hay más de 3.000 paisajes. Entre éstos la Sala Yulan fue la residencia del emperador Guangxu. Después del fracaso del Movimiento Reformista de 1898, esta sala sirvió para el arresto residencial del emperador.

  El Palacio de Verano cuenta con tantos paisajes de lagos y colinas como de jardines. Los diferentes bloques de viviendas tienen sendos estilos y relaciones mutuas. A la vez aprovechan la Montaña del Oeste y la Montaña Yuquan de sus alrededores como telón de fondo, donde se combinan las construcciones artificiales y los paisajes naturales, lo que es calificado como un excelente ejemplo del arte de la jardinería.

  En 1998 el Palacio de Verano fue registrado en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.
Jardinería Clásica en Suzhou 
       Suzhou está en el extremo sur de la provincia de Jiangsu, a orillas del lago Taihu. La ciudad ganó fama gracias a su jardinería. Posee nada menos que 180 jardines de estilos clásicos. El silencio del bosque y el murmullo de las fuentes están al alcance sin salir de la moderna urbe. La ciudad prosperó gracias a su jardinería en el período de la dinastía Song(960-1179). Diez famosos jardines abiertos al péblico son elocuente muestra de la escencia del arte arquitectónico de la jardinería del sur de China. En esos jardines se pueden apreciar los estilos de las dinastías Song(960-1179), Yuan(1171-1368), Ming(1368-1644) y Qing(1644-1911).

  El Jardín del Administrador Humilde, el Jardín del Reposo, el Quiosco Changlang (de las Olas) y el Bosque de los Leones son representaciones de la Jardinería de Suzhou, con el renombre de "los Cuatro Jardines Clásicos". En 1997 la Jardinería de Suzhou fue registrada en la Lista del Patrimonio cultural Mundial de la UNESCO.

Antigua Ciudad del Río Lijiang
       La Antigua Ciudad de Lijiang, con sus calles orientadas hacia los cuatro puntos cardinales,ya tiene una historia de 800 años. Es un poblado donde habita mayoriamente la población de la Etnia Naxi. Es conocida por todo el mundo debido a su estilo folclórico y peculiar carácter artístico.

 Las calles de la antigua ciudad fueron construidas con piedras especiales, sin lodo en los días de lluvia y sin polvo en los días de sol. En la ciudad hay 300 puentes construidos en las dinastías Ming(1368 -1644) y Qing(1644 -1911). La calle de los cuatro puntos cardinales es el centro de la antigua ciudad y las calles y callejones se distribuyen en orden. Las casas de la ciudad fueron construidas a base de ladrillo y madera, y son una riqueza de la antigua arquitectura china preservada hasta hoy día.    En 1997 la Antigua Ciudad de Lijiang fue registrada en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Construcciones Antiguas de la Montaña Wudang
        La Montaña Wudang es famosa por su ejercicio de arte marcial chino-el lento boxeo contra la sombra Wudang. Está situada en el norte de la provincia de Hubei y tiene una superficie de 400 kilómetros cuadrados. El templo más temprano fue construido en la Dinastía Tang(618-917), y en la Dinastía Ming(1368-1644) fueron construidos 7 palacios, 2 monasterios y 72 templos. La montaña fue un lugar de propagación del taoísmo y se convirtió en una famosa montaña taoísta.

  En 1994 las construcciones antiguas de la Montaña Wudang fueron registradas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO como patrimonio cultural.

La Montaña Emei--El Buda Gigante de Leshan
      Está al sureste del ondulado territorio de la provincia de Sichuan, a 3.099 metros de altura sobre el nivel del mar. Es famosa no sólo por su bonito paisaje, sino también por la aparición del sol, un mar de nubes, el esplendor budista y su farol sagrado. En la Montaña Emei la vegetación es especialmente atrayente y se encuetran especies raras. Los picos, las cataratas y fuentes son diferentes en cada estación y, con la lluvia, nubes, nieblas, nieve, viento y escarcha se forman "Diez Famosos Paisajes" que atraen a los turistas.

  El Buda Gigante Maitreya de Leshan fue construido al lado de las paredes verticales de la montaña y sobre el río. La obra demandó 90 años de trabajo. La estatua mide 71 metros de altura, con la cabeza de10 metros de ancho, por lo cual es el buda de piedra más alto del mundo. Muchos paisajes budistas se combinan y realizan mutuamente.  Estas maravillas fueron registradas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Pingyao: Ciudad Amurallada   por Paul Mooney, EE.UU. (from Beijing Information)

       Pingyao está tan bien conservada que, de acuerdo con sus habitantes, si un fantasma de la dinastía Ming (1368-1644) volviera hoy, no le costaría mucho orientarse entre el amasijo de callejones minésculos que permanecen inalterables desde la gran renovación de 1370.     Una visita a Pingyao, localidad de la provincia de Shanxi, bien vale el esfuerzo.    

La ciudad es uno de esos sitios donde todavía se respira el hálito de lo que debió ser la cuna de un condado chino miles de años atrás, amén de ser la énica ciudad en el país con los muros de la ciudad intactos. Construida hace 2,700 años como base militar, Pingyao se ha mantenido como sede del condado desde 221 a.n.e., cuando China se unificó por vez primera.

Ronald Knapp, experto norteamericano en arquitectura tradicional de China escribió en el libro "Ciudades Amuralladas de China" que la transformación que tuvo lugar en ciudades antiguas de ese país tales como Beijing, Nanjing y Xi'an dejó a esas urbes desprovistas de sus antiguos muros, puertas y otras estructuras  heredadas del pasado imperial.  Lo que queda, dice Knapp, "se entremezcla con los elementos modernos hasta el punto que se pierde la identidad del lugar, ya sea viejo o nuevo". La énica excepción, añade, es la poco conocida ciudad de Pingyao.   La importancia de la ciudad se vio enfatizada en 1997, cuando la UNESCO agregó la ciudad a su lista de Patrimonio Mundial, precisando que aunque varios miles de complejos urbanos como Pingyao se construyeron en el curso de la historia china, sólo contadas excepciones se mantienen en la actualidad.

"La ciudad antigua de Pingyao es un ejemplo particular de una ciudad de la etnia han de las dinastías Ming y  Qing, que ha conservado todas sus características de forma excepcional", la UNESCO dijo en un informe que, “de tal forma, la ciudad proporciona un panorama notable del desarrollo cultural, social, económico y religioso durante uno de los períodos más seminales de la historia china".   Hemos dado al mundo un libro de texto, un museo vivo, afirma el Sr.Zhao Changben, arqueólogo jubilado que creció aquí, y "esto reviste especial  significado para toda la humanidad".

  La mejor manera de tener una vista de Pingyao es seguir los muros de la ciudad, que se extienden por poco más de seis kilómetros alrededor de la urbe. Usted puede caminar, alquilar una bicicleta o dejarse conducir en uno de los triciclos que pululan alrededor de la pared, que fue construida para acomodar el ancho de dos carros tirados por caballos.

 La caminata es algo así como un viaje a través de la historia y cultura chinas.  Para comenzar, asciendo los peldaños escarpados de la vieja puerta del norte. Miro a escondidas, en un patio debajo de mí, cómo una familia prepara un almuerzo sencillo. Acuclillados, varios miembros de la familia lavan vegetales en potes de agua, mientras una mujer corta carne en una tajadera. Un niño pequeño y con rostro inexpresivo permanecía sentado a horcajadas sobre una bicicleta.  Parecen ajenos al constante flujo de viajeros que pasan por encima de ellos.

La vista siguiente es una fiesta en una casa del susodicho patio, en la cual se divisan linternas rojas agitadas por el viento en la puerta delantera. Una mujer con el rostro perdido detrás de unas gigantescas gafas de sol se desgañita entonando lo que aparenta ser una canción popular local de Shanxi, acompañada por mésicos que tocan instrumentos tradicionales. La casa toda es la imagen pura de la decadencia. De sus paredes externas sólo quedaban ladrillos desnudos que se apilaban sobre ellos mismos y una nube de polvo. En otros sitios, empero, es posible ver hogares elegantes, con azoteas de una sola agua, vistosamente inclinadas hacia los patios, en un estilo énico de Pingyao.

El agua escasea en Shanxi, al igual que cualquier asomo de abundancia, segén me explica un conductor de triciclo. Hay que procurar que ninguna de las dos se escurra hacia el patio del vecino.  Hoy es obviamente un día propicio del calendario chino. En el transcurso del día, el silencio se quiebra con cada procesión nupcial que pasa por el centro de la ciudad, seguida por un camión  pequeño, en cuya cama una banda de musical china de metales interpreta sus versiones de melodías occidentales de los años 40.  No falta tampoco la cacofonía escalofriante, aunque menos frecuente, de la mésica fénebre. Todo indica que los momentos felices aventajan en cantidad al sufrimiento aquí.

En un patio veo a un carpintero totalmente dedicado a su labor, martillo y cincel en mano, sacando lascas de madera a un gran tablón de madera. "áQué hace?", le grito. Mi mira sonriente: "Un ataéd", responde y vuelve a su trabajo.

Un poco más adelante me topo con lo que de lejos parecen ser ocho perros de un pelaje inusualmente blanco y hermoso. Al mirar más de cerca comprendo mi error: se trata de zorros blancos, criados para aprovechar su piel.

Después de terminar el viaje circular alrededor del muro, me adentro en la ciudad para una caminata a lo largo de sus calles estrechas, construidas originalmente sólo para peatones y animales, pero en las que ahora sobran las bicicletas y los triciclos. A lo largo de las vías se sitéan  vendedores locales de artículos tradicionales, sirviendo cucharadas calientes de douhua, un queso de soya que semeja yogur, en grandes tazones, o cociendo lonjas saladas de pan dentro de un bidón calentado por carbón.

Pingyao, una ciudad rica en arquitectura

Aparte de las murallas de la ciudad, Pingyao se jacta de poseer ejemplares maravillosos de templos y de complejos habitacionales de la dinastía  Qing. Wen Miao, templo de Confucio, el  más importante de la ciudad, data de unos 800 años.

El director de cine Zhang Yimou ha utilizado los hogares donde una vez vivieron acaudalados comerciantes del área como set de filmación para algunas de sus películas.  Su archiconocida obra "La Linterna Roja" fue filmada en el cercano complejo de la familia Qiao, una mini-ciudad amurallada, en 1991. El sitio, a pocos minutos en automóvil en las afueras de Pingyao, es un ejemplo excelente de los hogares de los chinos prósperos en la dinastía Qing, con sus numerosos  patios y más de 100 habitaciones.

La calle Nandajie, también conocida como calle Ming-Qing, era el centro comercial formal de Pingyao. Varias viviendas han pasado a ser restaurantes y tiendas de antigüedades. Sobresalen de sus estructuras aleros de pintura brillosa, adornados con flores, floreros, o escenas de cuentos populares, tales como el de la chica Mulan, cuya leyenda fuera adaptada para el cine animado en 1998 por la productora norteamericana Disney. Esta calle de 400 metros de largo fue alguna vez  el hogar de los primeros piaohaos de China (se tratan de casas que ejercieron la actividad bancaria). Basta con irse calle abajo por cualquiera de las rutas pavimentadas, para encontrar uno de los magníficos complejos habitacionales familiares que una vez fueron orgullo de sus dueños.

A pesar de las paredes que se desmenuzan y los marcos envejecidos, todavía hay familias aquí. Sus aparatos de TV y las luces eléctricas son algunas de las pocas concesiones que les hace la modernidad.  En la puerta del desvencijado complejo de la familia Hou, es posible ver  los peldaños de piedra para montar los caballos y para atarlos, muestra de que la familia Hou fue muy próspera en tiempos idos.

Como otros sitios de trascendencia histórica a través del país, Pingyao está luchando por mantener un equilibrio entre progreso y preservación.  Muchas de las viejas estructuras que se mantienen aquí hoy, con 50 años o más de existencia, requieren de una reparación urgente si se quiere salvarlas. Cerca de  400 están en la lista de protección del gobierno. El Sr. Zhao dice que se puede salvar el 30 por ciento de las casas si se actéa de inmediato. Pero le preocupa la falta de fondos, especialmente para la reparación de hogares individuales.

"Debemos preservar las cicatrices de la historia", dice un arquitecto de Beijing experimentado en preservación histórica. "Esas reliquias históricas han sido dañadas por el paso del tiempo y se debe proteger ante todo a las más representativas de la cultura de Pingyao". Segén él, China carece del personal adiestrado en trabajo de preservación, y se precisa adherirse  estrictamente a los principios de la preservación histórica.

“La preservación y la fijación son dos cosas totalmente distintas”, acota el especialista. "Hay principios básicos de la preservación y dichas labores deben realizarse acorde con estos principios. Porque, cabe preguntarse, áqué bien se hace si al fijar una estructura se borra su significado histórico?”

"Para proteger el área, el gobierno ha puesto en vigor una serie de regulaciones, prohibiendo la construcción de nuevas estructuras que excedan los dos pisos de alto y requiriendo que, a lo largo de ciertas calles, las renovaciones mantengan los estilos tradicionales”, añadió.   Los  42,000 residentes de la ciudad han pagado un alto precio por quedarse en una ciudad que apenas se ha desarrollado desde el final de la dinastía Qing.

 Muchos viven en calles, o en los alrededores de las mismas, que no están pavimentadas, lo que influye en el ambiente polvoriento que reina en una parte del país conocida por sus grandes depósitos de loess. No hay calefacción moderna en las casas, por lo que los residentes dependen en primera instancia de la poco saludable costumbre de quemar briquetas de carbón. Las alcantarillas no pasan de ser zanjas abiertas, donde las aguas residuales fluyen a menudo hacia carriles fangosos.   No obstante, los ciudadanos de Pingyao se sienten orgullosos de su lugar en historia, y hay la esperanza hoy de que el interés renovado en esta ciudad amurallada contribuirá a un resurgimiento del prestigio y la fama que una vez rodearon a Pingyao.

Fortaleza Sitiada  

En 1977, las dilapidadas murallas de la ciudad de Pingyao parecían condenadas a desaparecer por decisión de alguien, cuando un sébito golpe de suerte vino en ayuda de la vetusta estructura. En momentos en que las lluvias de verano amenazaban con inundar la ciudad antigua, las robustas paredes funcionaron como un dique, protegiendo a quienes residían intramuros. El incidente convenció a muchos ciudadanos agradecidos de que el plan de derribar la estructura no era tan buena idea, gracias a lo cual las paredes sobrevivieron.

El propósito original de la muralla fue defender la ciudad contra posibles atacantes. La muralla cuadrada se extiende por 6.2 kilómetros alrededor de la ciudad, y está rodeada de un foso del cual se sacó la mayor parte de la tierra necesaria para erigir la pared. En el lado externo de la parte superior de la pared están los parapetos almenados donde los soldados podrían atrincherarse a la espera de rechazar a los eventuales invasores. Los almenares colgantes se conocen como mamian o "cara de caballo", una descripción conveniente de las piezas que resaltan prominentes de la pared. . Hay torres cada 40 a 100 metros, que fueron utilizadas para proporcionar abrigo a los soldados. Además, se alzan  atalayas más altas en las cuatro esquinas.  Se dice que las atalayas de los guardias y el vigía fueron destruidas por los invasores japoneses en 1938.

En varias locaciones a lo largo del muro se alinean recintos en forma de urna, que fueron diseñados para atrapar atacantes. "En los viejos tiempos, se conducía al enemigo hasta el sitio y se cerraba de golpe la puerta externa", explica un residente local. "Entonces los soldados procedían a atacar desde arriba al enemigo atrapado".

Una enorme rueda tachonada de pinchos, similar a las usadas para sostener grandes cables, cuelga de una cuerda en la altura del muro, lista para caer por el costado de la estructura si cualquier atacante procura escalar los flancos. Los énicos invasores que logran entrar al recinto hoy son niños que corren arriba y abajo por los peldaños, además de un verdadero y reducido ejército de vendedores de suvenires.

La gente de Pingyao vivía convencida de los poderes de fengshui, o la geomancia. La disposición total de la ciudad emparedada semeja una tortuga, un símbolo de la longevidad. La puerta meridional es la cabeza de la tortuga, y los dos pozos  fuera de la puerta fungen como ojos. La puerta norteña, en un área baja, considerada la cola o ano de la ciudad, lugar donde se descargan la lluvia y el alcantarillado. Las cuatro puertas son las piernas.  El interior de la ciudad es atravesado por cuatro avenidas, ocho calles y 72 carriles sinuosos, similares al dibujo que suele apreciarse en el carapacho de una tortuga -- y todo se mantiene como se dejó a principios del siglo XII.

Piaohao de Pingyao

 Cuando hoy se visita la vieja ciudad amurallada de Pingyao, se hace difícil creer que una vez este sitio pequeño y polvoriento fue la capital bancaria de China.  Sin embargo, por más de 100 años, de 1824 a 1932, Pingyao desempeñó un papel crucial en la historia económica de China, cuando la provincia de Shanxi se constituyó en una de las primeras bases comerciales de China.

 La calle Nandajie, también conocida como calle Ming-Qing, acogió los primeros bancos de China, o piaohaos.  Fue también el primer lugar en China en utilizar billetes convertibles y certificados de remesas --en sustitución de las abultadas barras de plata o las ristras de monedas --que permitieron a los comerciantes viajar sin la preocupación de llevar efectivo o lingotes de plata.

üstos bancos pioneros se popularizaron hacia el final de la dinastía Qing, llenando el vacío dejado por la debilitada dinastía, incapaz de desarrollar un sistema financiero y bancario moderno. Los muchos hogares opulentos que aén hoy se mantiene erectos en y alrededor de Pingyao son testigos de esa prosperidad temprana.

A mediados del siglo XIX, funcionaban en el perímetro de la ciudad amurallada 15 mercados mayoristas. Pingyao, en medio de un apogeo económico marcado por la bonanza, bullía con el tropel de compradores que solía agolparse en sus calles.  Los piaohaos tuvieron por sede hermosas estructuras de madera que daban a la calle principal. Rishang Piaohao, o Banco de la Prosperidad al Amanecer, fue uno de los muchos bancos que anunciaron orgullosos que podían remitir dinero a todo el mundo.  Durante el apogeo de Pingyao, 400 casas financieras obtenían ganancias anuales de hasta 80 millones de onzas de plata. Hoy, el Rishang y otros bancos se han convertido en museos.

    Los anuncios fijados en las paredes de estas antiguas instituciones financieras  precisan que los bancos de Pingyao sufrieron las consecuencias de sus lazos cercanos con la dinastía Qing. Cuando los funcionarios pedían dinero prestado, y más tarde eran incapaces de honrar sus deudas, muchos bancos caían en la bancarrota.

   Se cuenta que después de la rebelión de los boxers, la Emperatriz Viuda Cixi acudió a Pingyao para pedir préstamos que le permitieran pagar la indemnización exigida por las ocho potencias extranjeras. Regresó a casa en la capital con 200,000 táleros de plata que le prestó una sola familia.

   Desgraciadamente, este negocio financiero en plena expansión acabó al despuntar el siglo XX, cuando el comercio se mudó a Shanghai y otras áreas costeras, un cambio que todavía hoy lamentan los residentes de Pingyao.

Back

 
Copyright ©  Shaolin Viaggi.  All rights reserved  Tel:  0086 13700889060 Fax: 0086 371 65653362 

E-mail: antoniohan66#gmail.com & info&shaolin-viaggi.net